Este tipo de accesorio sirve principalmente para proteger el toldo, tanto de la lluvia como de las heladas. Los tejadillos que instalamos son los más estéticos del mercado nacional, gracias a la espuma intermedia y al aluminio que lo compone.

El toldo cortaviento está especialmente indicado para la el frío, la lluvia y el viento, ya que queda resguardado por guías cortaviento laterales, quedando totalmente herméticos. Los espacios especialmente indicados para este tipo de toldos son porches, cerramientos, etc.

Todos los toldos que ponemos a su disposición, pueden ir motorizados, siendo este el más innovador de los modelos que tenemos en nuestras instalaciones. Todos van accionados por mando a distancia. Pueden ir acompañados de sensores de viento o sol, con lo cual, son totalmente automatizados y el usuario puede olvidarse totalmente de tener que accionar dichos dispositivos.

Este tipo de toldo esta diseñado para aumentar su durabilidad, pues esta cubierto y protegido totalmente para poder soportar cualquier inclemencia del tiempo.

Este tipo de toldo puede cubrir grandes extensiones de terreno para sombra, van sin estructura ni cerramiento.

Este sistema es el más tradicional de todos, en estética, eficacia y sencillez. Es ideal para ventanas, puertas, escaparates, etc…

Puede ir fijado en parte frontal, techo o entre paredes. Las dimensiones de sus brazos van desde 0,80cm hasta 1,60cm.

Sistema diseñado tradicionalmente para balcones, con tres tipos de fijación: frontal, techo y entre paredes. En la parte inferior van sujetos a barandillas mediante 2 posiciones, una con salida brazo de unos 50 cm y la otra totalmente recto directamente a la barandilla.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies.